MI SER CREATIVO

Created with Sketch.

ACTIVIDADES ARTÍSTICAS Y LÚDICAS DE PALOMA COIDURAS

La soledad y angustia del denunciante es enorme a veces.

Esa soledad de sentirte aislado cuanto más necesitas el apoyo de tus amigos, y sobre todo de tus compañeros en el trabajo, que en lugar de dar la cara, en su mayoría se vuelven hostiles. Sumado a que muchas veces tampoco puedes contar con tu familia en el día a día, sino que los ves sufrir sin comprender.

El denunciante resulta incómodo para casi todos.

Cuando uno denuncia o alerta de algún caso de corrupción, asombrosamente solo es útil para algún partido político o medio de comunicación, y para algún abogado que se aprovecha o te vende.

Casi  todos  sacan tajada del denunciante hasta que le dejan en la estacada cuando su caso compromete o ya no vende más.

Y en este estado llega el denunciante a la Justicia, donde en lugar de protección se encuentra un laberinto de trampas que como colofón constituye su mayor tortura añadida, pues allí el denunciante se encuentra con ese regalito final con que le obsequia el Estado democrático como premio a ser un abanderado voluntario en la contra la corrupción en lugar de haberse quedado rezagado y traicionarle como tantos otros.

Algunos denunciantes, como es mi caso, realizamos actividades que nos han ayudado mucho a sobrevivir en la lucha contra la corrupción durante las etapas mas duras y de soledad, pues nos han reconfortado y hecho sentirnos valorados por nosotros mismos durante el tránsito por el camino tortuoso de represalias y situaciones de aislamiento con las que se nos castiga por denunciar corrupción.

 

En particular practico varias actividades de tipo artístico que constituyen la parte expresiva de «MI SER CREATIVO», tal y como denomino a la página de mis actividades creativas.

Una de ellas es la Pintura, que me ha ayudado mucho siempre. En particular, en Almería, me ayudó inmensamente a soportar las embestidas de los corruptos y el ambiente de acoso  laboral angustioso en el trabajo, además de a sobrellevar la gran mentira de la indiferencia general.